Bufón Lear, crítica completa

Bufón Lear es una obra “casi” clásica. Casi, porque está basada en el universal Rey Lear de William Shakespeare -pero en versión de Fabián Castellani- intervenida por la técnica del bufón. El elenco concertado trabajó también sobre el texto Lear, rey y mendigo, del autor chileno Nicanor Parra.

Voy a echar mano a una anécdota de las artes visuales que me sirve para graficar la inconveniencia de asistir condicionados ante la obra de arte. Si como espectador voy a una muestra buscando ver girasoles en el cuadro, pero el pintor me ofrece margaritas, no puedo reclamarle al artista la falta de girasoles en un paisaje con margaritas.

Y esto lo comento porque cuando leí en la difusión bufón Lear, me predispuse a ver un espectáculo rayano a la comedia. El preconcepto se reforzó al llegar a la sala La Colombina. En la misma verdea y por la calle entre los autos andaban nueve bufones recibiendo al público mientras bromeaban con ironías.

Pero, cuando formalmente comenzó el espectáculo, lo que prevaleció fue la tragedia original. En una versión de dos horas de duración.

El texto de William Shakespeare incorpora al bufón como personaje sobresaliente en el sentido de que es el único que alerta al Lear sobre su decadencia. En esta puesta dirigida por Fabián Castellani todo el grupo de intérpretes en algún momento hace de “coro griego” advirtiendo sobre el desenlace funesto.

Sin embargo, los bufones no contribuyen a alivianar una trama tan compleja que expone la crueldad de la que son capaces las hijas con el padre, la ambición y las traiciones bajo una perspectiva apocalíptica. Y por momentos, esos bufones (que se desenvuelven con buena técnica) son distractivos que confunden al espectador menos acostumbrado a estas fusiones estéticas.

Cabe señalar que el grupo se forma a partir de un taller de actuación que se proponía como final la producción de obra.

Con una ágil apropiación del espacio, los intérpretes aprovechan los distintos planos de la Colombina para representar momentos de difícil resolución. Por ejemplo una acalorada pelea en la que un personaje pierde los ojos, se aprecia a través de una ventana en el primer piso.

Otra resolución lograda es la multiplicidad de personajes en un solo actor. La hija del medio Regan la asume Renzo Fioretti, pero al mismo tiempo es Oswald, un lacayo. Esa dualidad, se visibiliza apenas con un movimiento de canesú revatible que le deja los hombros al descubierto cuando es mujer. El asesoramiento de vestuario y maquillaje es de Cecilia Caroff.

Bufón Lear es un trabajo lúdico que abreva en la fusión de técnicas mientras convida Shakespeare para todo público./S.L.

Ficha Técnica

Dirección: Fabián Castellani

Asistencia de Dirección y entrenamiento en técnica del bufón: Gonzalo Villanueva

Intérpretes: Pablo Cazorla; Lucía Castellino; Clara Sevillano; Daniela Funes
Marcela Barbarán; Emanuel González; Sebastián Becette; Ulises Reinol y Renzo Fioretti

Técnica en sonido: Camila Maccio

Diseño Gráfico: Darío Castellani

Asesoramiento en vestuario y maquillaje: Cecila Caroff

Música: Álvaro Alaniz

Escenografía: Majo Delgado